PSICOLOGÍA Y PSICOTERAPIA

Desde el área de Psicología llevamos a cabo el estudio del desarrollo global del niño,teniendo en cuenta los aspectos del desarrollo físico, motor, cognitivo, del lenguaje, social, emocional, afectivo y conductual. Asímismo se emplean métodos para resolver y prever problemas emocionales, sociales, comunicativos, afectivos, de conducta y de aprendizaje que puedan presentarse en el niño.

Actuamos de forma integral en el desarrollo del niño teniendo en cuenta a todo el entorno que le rodea. Por ello, trabajamos en conjunto con la familia y otros profesionales sanitarios, de educación, etc.

Desde el área de Psicoterapia infanto-juvenil nos dedicamos a la valoración y tratamiento de comportamientos, pensamientos y emociones de niños y adolescentes que encuentran dificultades para desenvolverse en su vida diaria. Se trabaja para que estos niños y jóvenes puedan desarrollar sus capacidades y consigan superar sus conflictos a través de diferentes técnicas psicológicas como técnicas de modificación de conducta, técnicas de relajación, reestructuración cognitiva, a través de cuentos, de juegos, etc..

ÁREAS DE INTERVENCIÓN

  • Trastornos Generalizados del Desarrollo: Autismo, Aspeger, Síndreme de Rett, Trastorno Desintegrativo infantil y Trastorno Generalizado del Desarrollo no Especificado.
  • Dificultades de Atención, Hiperactividad, Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
  • Discapacidad cognitiva.
  • Dificultades en el Aprendizaje o bajo Rendimiento Escolar.
  • Trastornos de Conducta.
  • Déficits en Habilidades Sociales.
  • Enuresis o encopresis.
  • Baja autoestima.
  • Trastornos emocionales.
  • Problemas de comunicación.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Trastornos de ansiedad.
  • Trastornos depresivos.
  • Trastornos de sueño.

La evaluación supone un proceso de compresión global del niño que va más allá de los síntomas que han motivado la consulta. Atiende tanto a las dificultades del niño como a sus competencias; al nivel de capacidad adaptativa y a su funcionamiento en las principales áreas de desarrollo. Esta valoración se lleva a cabo a través de un proceso de sucesivos encuentros con el niño y de la información aportada por los padres y educadores. Los métodos utilizados para hacer tal evaluación incluyen una batería de test psicológicos, pruebas proyectivas, información obtenida a través de entrevistas a padres, información provista por los maestros, listas de síntomas y registros (conductuales, de pensamientos, etc.) completados por los padres, maestros o por los propios niños; y la observación directa del niño en situaciones de juego y, cuando es posible, en las situaciones problemáticas.

Tras la evaluación se diseña un plan de intervención individualizado, a través de diferentes técnicas según la problemática presentada, en el que se contempla el trabajo con el niño, la familia y la escuela cuando es necesario.