ESTIMULACIÓN PRECOZ

La Estimulación Temprana se puede definir como un conjunto de acciones que tienen como objetivo proporcionar al niño las experiencias que éste necesita para desarrollar sus potencialidades.

¿EN QUÉ CONSISTE EL TRATAMIENTO?

Esta estimulación tiene como propósito aprovechar en los primeros años de vida la capacidad de aprendizaje y adaptabilidad del cerebro en beneficio del niño, ya que éste tiene mayor plasticidad, es decir, que se establecen conexiones entre neuronas con mayor facilidad y eficacia.

En Atención Temprana se pretende desarrollar y potenciar las funciones cerebrales de los niños tanto en el plano intelectual, como en el físico y afectivo, mediante juegos y diversas actividades, desde la etapa prenatal hasta los 6 años de edad.

La Estimulación en Atención Temprana es una herramienta que pretende conseguir una evolución integral en el desarrollo del niño, así como completar su proceso madurativo. Los profesionales encargados de llevar a cabo esta labor son, entre otros: psicólogos, psicopedagogos, terapeutas ocupacionales… ya que por su formación engloban los conocimientos adecuados para proporcionar al niño los recursos y estrategias necesarias para conseguir un óptimo desarrollo.

¿A QUIÉN VA DIRIGIDO?

  • Niños que presentan deficiencias orgánicas, físicas y/o biológicas producidas por alteraciones neurológicas, musculares o articulares.
  • Niños nacidos con alto riesgo neurológico (prematuridad, problemas en el parto, etc.) o que presentan alteraciones o retraso en su desarrollo.
  • Niños que proceden de ambientes deficientes (económicos, sociales, familiares…)

ÁREAS EN LAS QUE ACTÚA LA ESTIMULACIÓN PRECOZ

¿Quién se puede beneficiar?

  • Área Perceptivo-cognitiva: Esta área le permite al niño comprender, relacionar, adaptarse a nuevas situaciones, haciendo uso del pensamiento y la interacción directa con los objetos y el mundo que lo rodea, así como ser autónomo en las Actividades de la Vida Diaria.
  • Área Motriz: A través de esta área el niño tomará contacto con el medio a través del movimiento y el desplazamiento.
  • Área de Lenguaje: Está referida a las habilidades que le permitirán al niño comunicarse con su entorno y abarca tres aspectos: La capacidad comprensiva, expresiva y gestual.
  • Área Socio-emocional: En esta área el niño adquirirá experiencias afectivas y de socialización, lo cual le permitirá relacionarse con otros de acuerdo a normas comunes.