¿QUÉ ES LA FISIOTERAPIA RESPIRATORIA?

La Fisioterapia Respiratoria es un método dentro de la Fisioterapia que, basándose en el profundo conocimiento del sistema respiratorio y las alteraciones fisiopatológicas que se producen en las afecciones médicas y quirúrgicas, desarrolla una serie de técnicas para la prevención, curación y estabilización de las mismas, siendo uno de los pilares terapéuticos principales para el manejo de las enfermedades pulmonares obstructivas, restrictivas, crónicas y agudas.

La Fisioterapia Respiratoria constituye un campo de utilización imprescindible, en muchos casos, para el mantenimiento de la vida y, en otros tantos, para llegar a complementar y sustituir algunos tratamientos farmacológicos, mejorar el estado del paciente y así ofrecer una calidad de vida más satisfactoria.

Una sesión de Fisioterapia Respiratoria debe ser realizada por un profesional especialista en este tipo de trastornos.

A QUIÉN ESTÁ DIRIGIDO

El tratamiento de un enfermo respiratorio debe ser integral y multidisciplinar. Este Departamento actúa siempre en continua coordinación con los distintos profesionales sanitarios que intervienen en el paciente (cirujanos de tórax, neumólogos, alergólogos, pediatras, rehabilitadores, enfermeras).

Son muchos los sectores de población que acuden a este departamento en demanda de tratamiento fisioterápico respiratorio con el fin de dar respuesta a cada una de las alteraciones respiratorias propias de cada edad.

Entre las patologías susceptibles de Fisioterapia Respiratoria, son objeto de intervención: Bonquiolitis, Neumonía, Bronquitis, catarros de vías altas, ...

CÓMO ES UNA SESIÓN:

Su fisioterapeuta estudiará su caso de manera personalizada para orientarle y guiarle en el proceso de curación, mejora y/o estabilización del proceso.

Se recomienda que acudan con sus hijos a la sesión, 2 o 3 horas después de haber ingerido algún alimento sólido, para evitar cualquier malestar durante la misma. Además deben traer todos los informes médicos y pruebas complementarias para su análisis por el fisioterapeuta. Lo primero que se realiza es la Historia clínica del niño donde se detallará el motivo de la consulta, los antecedentes familiares y personales así como todos los síntomas que presente en la actualidad. Posteriormente se realizará una valoración basándonos en la auscultación, exploración física, escalas de gravedad de obstrucción, en los signos y síntomas como son la tos, expectoración, saturación de oxígeno, frecuencia respiratoria, etc.

Todo ello nos confirmará el camino a seguir para la restauración de cada proceso. Los casos más complejos podrán ser atendidos por 2 o más profesionales y se estudiará cada caso de manera individual y de manera conjunta por todo el equipo en las sesiones clínicas semanales del centro para poder ofrecer la máxima calidad asistencial.

Tras fijar nuestros objetivos de tratamiento de acuerdo a los datos anteriores, propondremos el plan de cuidados de fisioterapia respiratoria y explicaremos e informaremos todo lo referente el consentimiento informado, requisito para iniciar cualquier intervención.

Se elegirán las técnicas de fisioterapia respiratoria manuales y/o instrumentales que creamos convenientes teniendo en cuenta la sintomatología y el estado individual que presente el niño. Se seleccionarán aquellos ejercicios que mejores resultados nos aporten al caso y que mejor tolere, siempre consensuado con la familia. El niño debe ser tratado con el máximo respeto y delicadeza posible, por lo que se tendrán en cuenta todos los factores que puedan influir en su evolución.

Nuestros tratamientos se ajustarán en cada caso, basándonos siempre en un protocolo de actuación que se soporta en la mayor evidencia científica disponible para cada caso.

OBJETIVOS Y BENEFICIOS

- Mejorar el aclaramiento mucociliar, mediante técnicas que permeabilizan la vía aérea: desobstrucción bronquial.

- Prevenir los daños estructurales evitando cicatrices lesionales y la pérdida de elasticidad que las infecciones broncopulmonares causan al aparato respiratorio del paciente: distensibilidad pulmonar.

- Evitar las infecciones respiratorias.

Disminuir la dosis farmacológica. Mediante la limpieza bronquial podemos conseguir que el fármaco que se administre tenga una acción más eficaz y así no tenga que pautarse de forma reiterada.

- Disminuir o evitar el número de ingresos y estancias hospitalarias.

- Disminuir la diseña y otros signos y síntomas propios de las distintas enfermedades respiratorias.

- Educar al paciente a alcanzar un patrón ventilatorio adecuado para sus actividades de la vida diaria y adiestramiento en los distintos dispositivos de administración de la medicación.

- Mejorar la fuerza y resistencia de la musculatura global y específica de los músculos ventilatorios.

- Optimizar la función respiratoria aumentando los parámetros ventilatorios, saturación oxihemoglobínica e intercambio gaseoso.

- Aumentar la autoconfianza y disminuir la ansiedad.

- Mejorar la calidad de vida.